6

Nos falta amor por denunciar a falsos maestros?Denunciar a los falsos maestros, al contrario de lo que parece, es una de las más grandes demostraciones de amor.

Comparte en tus redesShare on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Por Javier Bello.

«A ésos hay que taparles la boca, ya que están arruinando familias enteras al enseñar lo que no se debe; y lo hacen para obtener ganancias mal habidas»(Tito 1:11 NVI)

Me llama la atención cierta postura que han adoptado algunas personas que afirman que los que denuncian falsas enseñanzas y a falsos maestros desde el púlpito de una iglesia, por las redes sociales y de cualquier otra forma que sea directa y contundente se les atribuye falta de amor o que son religiosos crueles, que es lo quieren decir cuando dicen “fariseo”, es como si la pasividad, el silencio y el desentendimiento ante las falsedades que están enfermando a la iglesia sean una expresión de “amor”.
Hermanos, me gustaría argumentarles bíblicamente esto, no podemos decir que si alguien denuncia a los falsos maestros tiene falta de amor, “por el contrario”, esta es una de las demostraciones más grandes de amor que existe. En Juan 2:13-22 podemos ver cómo Jesús sacó del templo con un azote de cuerdas a quienes lo habían vuelto un mercado deshonesto, también el mismo Juan el Bautista previamente en Mateo 3:7 llamó generación de víboras a aquellos que engañaban al pueblo con sus doctrinas falsas, lo mismo hizo Pablo al denunciar por nombres específicos a Himeneo y Fileto en 2 Timoteo 2:17 por predicar falsedades que según el apóstol tenían un efecto espiritual gangrenoso. Ahora pensemos, ¿Se podría decir que a ellos les falto amor por decir y hacer estas cosas? – ¡No! –

Decir que los hombres y mujeres que denuncian las herejías no tienen amor por el hecho de denunciarlas, es como irrumpir en las escenas del libro de Hechos 13:8 cuando Pablo «LLENO DEL ESPÍRITU SANTO» (Hechos 13:9), está confrontando a Elimas por oponerse al evangelio o cuando en Mateo 23 Jesús llama de sepulcros blanqueados a los fariseos por predicar una salvación por obras. O en Hechos 7:51 cuando Esteban, un momento antes de ser apedreado les dice al consejo de ancianos “duros de servís ¿hasta cuándo resistirán al Espíritu Santo?”. Imagínense que irrumpamos en algunos de estos momentos y exclamemos: – ¡Esa no es la manera Pablo! – ¡Así no Jesús! – ¿Cómo puedes decir eso Esteban? -¡Les falta amor!

Nuestro Señor Jesús y los demás apóstoles no tenían falta de amor, al contrario, era ese inmenso amor que tenían por el Padre el que los llevaba a hacer estas cosas. El sentimiento en sí se resume en este Salmo; 69:9 «EL CELO POR TU CASA ME CONSUME», es el que sus discípulos trajeron a memoria cuando Jesús estaba echando del templo a los que lo profanaban.
Les pido que comprendan que a los falsos maestros «es preciso taparles la boca» Tito 1:10-11. Me asombra ver como los que se oponen a las denuncias argumentan que nuestro Jesús nunca tuvo este tipo de reacciones y actitudes para instarnos a que nos callemos. Lastimosamente no encontrarán respaldo ejemplificado del hijo de Dios en la Biblia para fundamentar tal pasividad, para digerir esto debemos de tener el completo perfil bíblico de nuestro Señor, él tuvo y tiene un inmenso amor: fue tierno, manso, paciente, humilde pero sin dejar de lado estas virtudes también se mostró muchas veces en enérgica oposición ante quienes escondían y atacaban la verdad.
Obedezcamos este mandato bíblico; denunciemos, sin soberbia, a los predicadores que quieren pervertir el evangelio, tomémonos el tiempo de explicar por qué creemos lo que creemos a todos los que quieran escucharnos, seamos firmes y argumentativos, miremos el ejemplo de aquellos hombre que con sus vidas marcaron una huella en la Palabra de nuestro Señor, esas sí fueron expresiones de amor.
Cuando uno ama a alguien o a algo no puede tolerar a aquello que afecta a lo que ama. En el presente tenemos a maestros adulterando el evangelio, no nos falta amor, es el amor que tenemos el que nos da fuerzas para luchar contra ellos.
Sigan creciendo en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Comentarios (6)

  1. responder
    Carla Espindola dice

    Excelente!!

  2. responder
    Elías Rodriguez dice

    Hermanos sería de gran bendición que subieran un sermón sobre el día de reposo porque hay muchos creyentes que ahora quieren guardar el sabado

  3. responder
    claudia dice

    Hermano querido,
    Estoy convencida que Dios mismo es quien nos enseña y alecciona. Probablemente mi visión sea parcial y pequeña, como la de cualquier hijo o hija de Dios, tenemos un “contenido” finito de información, que es la que Dios quiere darnos. Y es diferente según el propósito y el tiempo para el cual nos llama.
    Personalmente quiero contarte que la verdad sobre el diezmo la conocí en un seminario bíblico, cuando fui puesta a estudiar durante 4 meses sobre el tema teniendo que leer diferentes bibliografías que brindaban sustento a la postura del diezmo obligatorio. Cuanto más y más leía al amparo de la luz de Dios más me convencía de que los argumentos torcían las escrituras. UN día hasta náuseas sentí por lo que leía!
    Ocurrió q llegado el momento de rendir el parcial necesité definir qué responder, si lo que Dios me decía o lo que ellos me enseñaban. A esa altura lo estudiaba más por obligación que por placer …, porque lo que leía lo reconocía como falso y llegó a repugnarme, superaba el error , había una intención específica de mentir con el plan de conseguir hacerle decir a Dios lo que ÉL no dice… Me invitaron a conformarme a su manera de pensar o retirarme…
    Ya el parcial no tuvo importancia.
    Así las cosas parece que siguen desde siempre. Anoche leía a George Fox… y así muchos.
    Dios hace como Él quiere. Nuestra más grande preocupación es no fallarle a Él.
    Si nos dice que hablemos habrá que hablar, o nos quemamos por dentro…
    Aquel hecho que te cuento del estudio sobre el diezmo ocurrió por el 2005. Ese tema a mí no me inquietaba en lo más mínimo. Yo cumplía con mi obligación de diezmar sin cuestionar. Más hubiera preferido otros temas como la deidad de Cristo o los atributos de Dios, porque recién comenzaba con los estudios en la Fe. Pero el seminario asignó ese tema para ese cuatrimestre, porque seguramente para ellos era ppal. Y así fue que conocí. Habían pasado unos pocos meses de recibir mi bautismo en agua, era un tiempo en que el Espíritu Santo me cubría de manera tan real que hasta parecía que lo podía tocar.

  4. responder
    Cesar Angel dice

    Edificante articulo. Me permitirías publicarlo en mi pagina? Por supuesto citando al autor y la fuente. Bendiciones

    • responder
      Sola Gratia dice

      Adelante hermano!

  5. responder
    Manuel dice

    Estimado Javier: gran articulo, estamos en el tiempo de defender con argumentis solidos la Palabra de Dios. Un gran abrazo desde Bolivia.

Publicar un comentario

Ingresar resultado *